Beneficios de la práctica de ejercicio después de una cirugía de la obesidad

LA PRACTICA DE EJERCICIO FISICO EN UN TRATAMIENTO PARA LA OBESIDADSegún un estudio* realizado en Florida (EEUU), los pacientes que practican ejercicio de forma moderada después de una intervención de cirugía de la obesidad obtienen mejoras significativas en los niveles de glucosa en sangre y beneficios a nivel cardiorespiratorio en comparación con pacientes que, después de una cirugía de la obesidad, llevan un estilo de vida más sedentaria.

Este es el primer estudio clínico que valora los efectos del ejercicio en la sensibilidad a la insulina y otros  factores de riesgo cardiovascular de tipo metabólico después de una cirugía bariátrica.

El estudio, publicado en The Journal of Clinical Investigation,analizó los datos de dos grupos de pacientes intervenidos de obesidad  con la técnica de bypass gástrico.

El estudio se realizó a 128 pacientes intervenidos de bypass gástrico. Se dividió a los pacientes en dos grupos. Uno de los grupos recibieron educación nutricional sobre los cambios a realizar con respecto a sus hábitos alimenticios. El segundo grupo recibió la misma educación a nivel nutricional y además de les asignó un programa y un protocolo de  práctica de ejercicio físico moderado supervisado durante 6 meses.

Resultados:

Los pacientes que realizaron aprox unos 120min / semana de ejercicio en los últimos tres meses de la intervención tuvieron mejoras significativas en diferentes aspectos  y variables incluyendo los resultados de pérdida de peso.

Los datos refuerzan lo positivo de incluir la práctica de ejercicio moderado después de una cirugía de la obesidad. No debemos olvidar que el objetivo de una cirugía de la obesidad no es sólo el perder peso sino que el paciente mejore en todos los niveles su calidad de vida.

La pérdida de peso aporta salud y aporta la motivación suficiente como para que muchas personas al verse con más energía, más vitalidad y menos kilos, decidan practicar ejercicio reforzando más si cabe los beneficios de la pérdida de peso.

Hay quienes  consiguen perder peso  por sí mismos  y hacer un cambio de «chip», de hecho existen varios casos de personas que han pasado de la obesidad y el sedentarismo a ser triatletas, sin embargo no es lo habitual.

Lo habitual  y recomendable es que después de la cirugía de la obesidad y siempre dependiendo del nivel de actividad física que el paciente tuviese previamente, se inicie una etapa de adaptación que puede pasar por caminar al menos media hora-tres cuartos a paso ligero todos los días.

A partir de ahí, buscar alguna actividad física que nos guste (nadar, bailar, correr ir en bici, o  simplemente caminar a ritmo rápido todos los días) e ir aumentando la intensidad y práctica de deporte.

En cualquier caso siempre recomendamos que previamente el paciente se someta a un reconocimiento médico deportivo (algo que en realidad debe hacerse cualquier persona que practique deporte amateur, aficionado o profesional tenga o no sobrepeso)  para detectar posibles anomalías y garantizar la práctica saludable de deporte.cirugia de la obesidad en andalucia

El perder peso, la alegría de verse más delgado, la motivación a seguir así y las endorfinas que genera la práctica de deporte hará que se maximice la sensación de felicidad y mejora del estado de salud y calidad de vida, algo que de por sí ya se consigue con la pérdida de peso pero que puede aumentar exponencialmente si además se practica deporte y se consigue una sensación de vitalidad y energía probablemente no experimentada en el pasado.

En nuestra consulta tenemos algunos casos de pacientes que han experimentado este cambio y que se ha puesto a practicar ejercicio (cuando nunca lo habían hecho antes y era algo prácticamente impensable). Lo importante no es el nivel de ejercicio ni el tipo de deporte a practicar, lo importante es moverse!.

*Según un estudio realizado en Sanford-Burnham Translational Research Institute for Metabolism and Diabetes (TRI-MD), Florida y publicado en la revista Bariatric News