Consecuencias psicopatológicas: Calidad de vida cuando se padece obesidad

Definir la calidad de vida es un concepto complicado pues incluye diferentes variables. Sin embargo es un hecho el que la obesidad afecta a la salud y consecuentemente a la calidad de vida. En el aspecto emocional y mental las consecuencias psicopatológicas a las que se enfrentan las personas con obesidad son muchas en especial cuando llevan tiempo intentando perder peso sin éxito. Cuando se ha intentado adelgazar y no se ha conseguido o cuando se está a dieta en muchos casos aumenta la depresión, la ansiedad, el nerviosismo e incluso la irritabilidad. Todos estos sentimientos si se repiten con frecuencia acaban afectando al carácter y al «día a día» de la persona. Por eso más allá de las consecuencias físicas que supone la obesidad, la calidad de vida también se ve afectada por estos factores psicopatológicos que pueden derivar en el desarrollo de patologías psiquiátricas de distinto grado como la depresión, trastorno alimentario compulsivo, ansiedad, etc…

Por ello, el resultado de las intervenciones de cirugía de la obesidad deberían medirse no exclusivamente por el porcentaje de pérdida de peso que se obtiene sino por la mejora en la calidad de vida (física y emocional) que suponen. Algunas investigaciones proponen estandarizar los parámetros para valorar la mejora de la calidad de vida de los pacientes operados de obesidad en ocho ejes: salud, alimentación, satisfacción personal, desempeño laboral, sexual, autoestima, relaciones sociales y actividad física.

Pero esa medida a veces es difícil de estandarizar y determinar de forma objetiva, sin embargo en las consultas con pacientes intervenidos de cirugía de la obesidad sí que podemos ver a diario que el principal beneficio de la cirugía de la obesidad es sin duda ese cambio de actitud y de bienestar emocional que aporta la consecución del objetivo de perder peso.

Por ello animamos a todas aquellas personas con un problema de obesidad a valorar la opción de someterse a una intervención de cirugía de la obesidad o al menos a compartir y contrastar la mejora que supone conversando con otras personas que hayan sido intervenidas y hayan pasado por dicho proceso.