La cirugía de la obesidad puede reducir el riesgo de enfermedades hepáticas graves

Si….., lo sabemos…… últimamente en nuestro blog estamos publicando muchas noticias sobre los beneficios de la cirugía de la obesidad. «Normal», estarás pensando, teniendo en cuenta que somos especialistas en Sevilla en el tratamiento de la obesidad lo habitual es que hablemos de sus beneficios. Pero es que lo cierto es que es raro el mes que no se publica a nivel mundial un artículo médico, estudio o investigación que demuestre los beneficios colaterales que supone una operación de estómago.

Esta misma semana el New York Times se hacía eco de un nuevo estudio médico que demuestra que la cirugía bariátrica puede reducir el riesgo de enfermedad hepática grave.


Y es que la obesidad es una de las principales causas de la enfermedad del hígado graso. Por ello, los investigadores de este estudio querían saber si los pacientes que se sometieron a una cirugía para tratar la obesidad mostraban mejoras con respecto a este tipo de enfermedades.

La respuesta fue afirmativa. El nuevo estudio informa que la cirugía bariátrica, además de ayudar con la pérdida de peso, puede proteger el hígado. Los hallazgos han sido realmente sorprendentes: de un grupo de más de 1,100 pacientes que tenían una forma agresiva de enfermedad del hígado graso, los que se sometieron a una cirugía para bajar de peso redujeron su riesgo de enfermedad hepática avanzada, cáncer de hígado o muerte relacionada en casi un 90 por ciento durante el siguiente. década.

Solo cinco de los 650 pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica desarrollaron posteriormente uno de esos resultados hepáticos graves, en comparación con 40 de 508 pacientes que no se sometieron al procedimiento.

Además, los pacientes que se operaron de obesidad también presentaron un riesgo significativamente menor de enfermedad cardiovascular. En concreto, presentaron un 70% menos de probabilidades de experimentar un evento cardíaco, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca, o morir de una enfermedad cardíaca, según el estudio publicado esta semana en JAMA.

El Dr. Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland y autor principal del estudio, dijo que con toda probabilidad la pérdida de peso había detenido la enfermedad en seco.

«La obesidad es el principal impulsor del hígado graso; todo comienza con la obesidad», dijo el Dr. Aminian. “Cuando tenemos exceso de grasa que se acumula en el hígado, causa hígado graso; luego viene la inflamación y empeora y luego se forma tejido cicatricial que conduce a la cirrosis.

“Cuando un paciente pierde peso, la grasa desaparece de todas partes, incluido el hígado; la inflamación cede y parte del tejido cicatricial puede revertirse y mejorar ”, continuó el Dr. Aminian. «La pérdida de peso es el factor principal aquí».

Los resultados fueron notables, dijo el Dr. Steven Nissen, director académico del Heart and Vascular Institute de la Cleveland Clinic y autor principal del estudio.

El resultado de la enfermedad posquirúrgica «fue el más bajo que he visto en 30 años de estudios, una reducción del 88 por ciento en la progresión a enfermedad hepática avanzada», dijo.

Como vemos, los beneficios de la cirugía de la obesidad van mucho más allá de la pérdida de peso. Suponen una ganancia de calidad y esperanza de vida en todos los niveles y una mejora generalizada de nuestra salud. Operarse hoy en día de obesidad supone reducir las posibilidades de padecer otros muchos riesgos y enfermedades.

El estudio completo, aunque en inglés, puede consultarse en este enlace Association of Bariatric Surgery With Major Adverse Liver and Cardiovascular Outcomes in Patients With Biopsy-Proven Nonalcoholic Steatohepatitis | Bariatric Surgery | JAMA | JAMA Network

Deja una respuesta