El verano es un momento ideal para perder peso.

Si bien muchas personas piensan que es mejor perder peso antes del verano, la realidad es que durante el verano es el mejor momento para iniciar un proceso de pérdida de peso. Fundamentalmente porque muchas personas disponen de más tiempo (jornadas reducidas, vacaciones, etc..) para centrarse en el cuidado de sí mismos sin interrumpir sus planes de verano.

Este año la pandemia vivida por COVID19 nos ha hecho retrasar todos nuestros planes sin embargo aún estás a tiempo de iniciar el proceso para combatir la obesidad.

Se ha demostrado que las técnicas de cirugía de la obesidad como la manga gástrica o el bypass gástrico son la mejor manera para que los pacientes pierdan peso y mantener la pérdida de peso a largo plazo.
Cualquiera de las técnicas de cirugía de la obesidad inciden en el control del hambre.
Experimentamos hambre debido a ciertas hormonas que el cuerpo produce cuando no ha comido en mucho tiempo. El estómago genera grelina, la hormona del hambre, que le indica al cerebro que nos diga que necesitamos comer. La obesidad aumenta la producción de grelina, haciendo que las personas sientan hambre con mayor frecuencia. Al mismo tiempo, reduce la producción de leptina, la «plenitud» u hormona de saciedad, que disminuye la frecuencia con la que las personas se sienten llenas y satisfechas.

La cirugía bariátrica elimina o evita la porción del estómago que crea la hormona del hambre mientras ayuda al cuerpo a producir niveles saludables de leptina nuevamente. Por lo tanto, los pacientes no solo necesitan comer menos, sino que se sienten llenos con más frecuencia.

Por tal motivo el verano también ayuda y mucho en el proceso de pérdida de peso. En general en verano nos apetece comer más ligero y alimentos frescos (batidos, zumos, frutas fresca, etc..) esto beneficia el cambio de hábitos alimenticios que debe iniciarse días después de una intervención de cirugía de la obesidad.

Además, en la actualidad gracias a técnicas mínimamente invasivas y los avances en medicina, el periodo de recuperación es mucho más corto que hace años. Por ejemplo, en algunas intervenciones como la de la banda gástrica el paciente a menudo pasa solo 24 horas en el hospital y el máximo en técnicas como el bypass está entre 3-4 días aproximadamente.

Como vemos el verano es entonces un buen momento para iniciar un tratamiento de la obesidad y empezar así el “curso” con kilos de más. Además este año, ante un posible rebrote de la pandemia de COVID en otoño, la pérdida de peso es más importante que nunca ya que la obesidad es el segundo factor principal de complicaciones de la enfermedad después de la edad.
Para más información solicita tu cita online gratuita con el Dr. Antonio Barranco- especialista en Cirugía de la Obesidad en Sevilla desde la consulta médica OBESAN.